COCIDO MARAGATO

cocido maragato, maragatería, castrillo de los polvazares

 

El cocido Maragato se trata de un cocido elaborado artesanalmente y a diferencia de otros cocidos es que se comienza a comer al revés. Comenzamos por las partes más sólidas que son nueve (chorizo, tocino, gallina, pata, oreja, morro, morcillo, lacón y relleno.) luego continuamos por el garbanzo que ha de ser pequeño y de la zona acompañado con la berza y a continuación la sopa de fideos, que a de ser densa y lo más espesa posible. Para finalizar las típicas natillas con el mazapán y como no el café de puchero con los aguardientes.

El por qué de comerlo al revés: Corría la tradición que los mariscales de napoleón cuando tomaron Astorga y llegada la hora de comer como la batalla estaba a punto de comenzar y no había tiempo para mas decidieron empezar por lo más consistente "las carnes" que es lo que les daría más fuerza y que de sobrar sobrara la sopa. Esta tradición se fue trasmitiendo y plasmando a lo largo de los años.
Hay otra versión sobre el origen de esta invertida costumbre y hay quien dice que lo pusieron de moda los arrieros que habían de comer en tránsito en la olla de barro, aunque parece más que nada fórmula lógica de comida labriega hecha en campo de faena (si se iniciara por la sopa, vaciando el calor de la olla, se llegaría a las carnes totalmente frías).
Lo tradicional en la cocina arcaica leonesa eran siempre los potajes, una olla al fuego lento de toda una mañana en la que tenían que conciliarse por fuerza los garbanzos, las legumbres, patatas, verduras y un poco de alegría de matanza en costillas curadas o carnes muy viudas y ahumadas. Y todo ello es lo que se pretende en esta Santa casa que regenta Juan Andrés acompañado de su familia.

Castrillo de los Polvazares es quizás el pueblo mejor conservado de la Maragatería, sobre todo en lo que se refiere a su arquitectura. Para encontrar su origen tenemos que remontarnos a finales del siglo XVI, aunque no es hasta el siglo XVIII cuando alcanza su esplendor. Es en esa centuria cuando se empedró la calle Real, para así facilitar el trasiego de los arrieros. Tal es que Castrillo era un típico pueblo arriero, lo cual se puede comprobar con observar la arquitectura de muchas de sus casas, las cuales tuvieron el origen, en numeroso casos, en las grandes fortunas obtenidas por los viejos comerciantes. Hoy en día es el pueblo con mayor afluencia de turistas de la comarca,, las cuales vienen ante el reclamo de su arquitectura y gastronomía, simbolizada esta en el cocido maragato, que tiene su principal particularidad en comerse al revés (se comienza por la carne y se finaliza en la sopa)

El Consejo de Ministros, en julio de 1980, declaró a Castrillo de los Polvazares como Conjunto Histórico Artístico de alto valor monumental.
En Agradecimiento a muchos de sus vecinos la conservación de sus casas y fachadas patrimonio que disfrutamos los que allí tenemos el privilegio de poder vivir.